Spain Horses Yeguada Fernando Molina Mérida (Badajoz) Extremadura. Caballos de pura raza española

CRIAMOS CABALLOS DE PURA RAZA ESPAÑOLA DESDE HACE MÁS DE 30 AÑOS…

TELÉFONO: +34 615 550 636

E-MAIL: info@spainhorses.es

CORTIJO PAMPITO: Antigua Ctra de Montijo Km. 22
Camino de La Albuera 06800 – Mérida (Badajoz)

Spain Horses Yeguada Fernando Molina Mérida (Badajoz) Extremadura. Caballos de pura raza española

Spain Horses

Entrevista con Carlos Torrell: “Extremadura es tierra de caballos”

Compartir mesa y mantel con Carlos Torrell es una oportunidad única para hablar de caballos y para aprender de equitación. Consciente de esta responsabilidad y a la vez muy ilusionado, me dispongo a tomar nota con la máxima fidelidad que nos permita conocer mejor a nuestro invitado.

Me dispongo a profundizar en sus vivencias, en sus criterios y opiniones en temas ecuestres lo que me hace sentir una sensación única ante la que espero no defraudar a la hora de “llevar las riendas” de esta entrevista. Aunque la verdad, con tanta empatía resulta muy fácil compartir sensaciones, ideas, expresiones y valores tanto de la amistad como de la cultura del caballo con este gran maestro.

¿Cómo recuerdas los inicios de tu afición a la equitación?

Francamente debo reconocer los méritos de mi familia para inculcarme la pasión por el maravilloso mundo del caballo. Ya mi abuelo era tratante de caballos y anteriormente mi bisabuelo trataba y criaba caballos de campo, pero profesionalmente quien más desarrolló la faceta comercial era mi abuelo ——— que estuvo vinculado a la necesidad de responder a oficios muy determinados, donde el caballo era imprescindible como eran los que se dedicaban a las funerarias, al Rocío y por supuesto a picar toros.

Queda claro que hay una raíz familiar muy importante y profunda que te vincula a los équidos, a lo largo de varias generaciones ¿pero cuándo crees que comienzas a apasionarte por ellos?

La verdad es que no soy plenamente consciente de cuándo se produjo la primera imagen que me impactó de un caballo, pero lo que sí puedo decirte es que en mi memoria esta la figura de un caballo y sé que yo aun no sabía andar. Desde este momento se despertó un gran interés por lo que luego sería mi pasión compartida con el rejoneo y el toro. Cuando tenía unos 12 años vi rejonear a Don Antonio Ignacio Vargas en Alcalá de Guadaíra (Sevilla), lo que marcó una impronta, sobre mí, que cuajo algo más tarde. Sobre los 15 años volví a verlo torear en la Monumental de Barcelona junto a Moisés Rollo “El Lagartito” y ambos calaron en mi espíritu, lo que potencio mi afición de forma que me dirigí de frente a Don Antonio Ignacio y le dije: “Don Antonio quiero rejonear” y el me respondió “¿Quieres poner un rejón?” o “¿Verdaderamente quieres rejonear?” No, no quiero rejonear.

¿Cuántos años estuviste rejoneando?
Pues desde ese momento empecé a entrenar, pero no debuté hasta los 16 años y estuve en activo 5 temporadas. Después dejé los toros y me trasladé a Tarragona, donde un ganadero del P.R.E. concretamente el dueño de la Yeguada Mon-Rubí me dice;” Carlos creo que haces una equitación muy interesante, es más el nivel que tienes, podría reportarte éxitos en doma clásica”. Sobre esto le expresé que pare mi era una barrera el hecho de no verme vestido de pingüino (con el chaqué). Me respondió “si, si yo lo comprendo, pero es que se trata de que con tu nivel podrías estar en la élite de la doma clásica” y esto prendió en mí de forma que hice el primer concurso en el año 93 en el Real Club de Polo, cuando se corrían los potros de 4 y 5 años juntos. En mi caso fue todo un éxito debutar con Venablo un potro de 4 años de la Yeguada d Cárdenas que ganó en 4 y se impuso también a los de 5. Además, tuve el honor de disputar las pruebas con Miki Jorda, Maya Graset, Juan Matute, Pepe Raga y Víctor Álvarez, todos ellos grandes jinetes.

Desde una perspectiva general podría decirse que mi compromiso con la pura raza español ha sido el denominador común de mi trayectoria y desde mi primera experiencia Internacional ha marcado mi camino profesional. Puedo decirte que me seleccionaron para correr por primera vez la copa del mundo de San Patrignano y el resultado no pudo ser mejor, quede segundo con el PRE Lazarillo de la yeguada Campo Bajo. Imagina el grado de satisfacción que sentí al poner ahí arriba a España en la doma clásica internacional con un caballo español.

Carlos, el prototipo racial ha evolucionado mucho desde esas fechas. En este sentido ¿Cómo ves actualmente a nuestro caballo?

Sinceramente creo que hemos avanzado muchísimo pero también debo decirte que lo hemos materializado, fundamentalmente, sobre el gran tirón y la dedicación de los entrenadores como de los jinetes que han ido un paso por delante de los ganaderos. Sin ánimos de molestar a nadie y sin ninguna acritud hay muchos ganaderos que quieren hacer las cosas bien, incluso nos piden consejo, pero no les gusta lo que escuchan o si les gusta luego se rinden a la hora de introducir las variables que sugerimos. Es como si uno va al médico porque no sabe lo que tiene, y una vez que el profesional sanitario hace su diagnóstico te pones a discutir con él. Vamos que si tienes una apendicitis no es lógico que discutas este hecho empírico.

Me queda muy clara tu postura, pero según esto, ¿seleccionamos mejor al PRE del siglo XXI?

Mi juicio hay que seguir depurando más en cuestiones de calidad y tomar decisiones de mucho calado y con cierta distancia, para evolucionar más en los parámetros Morfofuncionales del esquema racial, precisamente sin perder esto La Raza. En mi opinión no estamos detectando algunos aspectos que se han quedado obsoletos y que por el contrario en otras líneas centroeuropeas han sabido corregir a tiempo. De esta forma han obtenido caballos con más “prestaciones”, sin salirse de los parámetros de sus razas. Lo resumo en dos palabras selección y calidad para avanzar más y más rápido.

Con todo esto, ¿cómo podemos mejorar el concepto que se tiene internacionalmente del caballo español?

1- Como en todas las cuestiones importantes de la vida en este caso es determinante aceptar y reconocer las carencias de la raza; para marcar un punto de partida que permita mejorarlas
2- Forjar una voluntad de hierro para cambiar las cosas, esto es asumirlas aún sin llegar incluso a compartir totalmente el porqué de lo que se quiere. Es decir, un trabajo además basado en las ciencias que nos demuestra la evidencia; tenemos que poner una buena dosis de confianza e incluso de fe. Lo que es indiscutible es que hay mucha gente preparada y muy ilustrada para propiciar este impulso que debe partir tanto de la ciencia como de la tecnología, esto es la verdadera evolución que permitirá conseguir los éxitos de forma regular. De lo contrario solo irán apareciendo algunos fenómenos que sobresalen y destacan muy por encima de lo que se está haciendo, pero son casos muy aislados como puedes comprobar.

¿Qué cualidades le ves a nuestro caballo en relación a los demás?
Mira, voy a serte muy sincero en lo que voy a decirte, para unos puede ser una fortaleza y para otros una debilidad, pero es indiscutible que el dorso de nuestro caballo trasmite un montón de información a través de sensaciones muy diferentes de interpretar. Por eso algunos jinetes son capaces de “sacar” mejores resultados y más brillantez que otros de un mismo caballo. Sería como comparar un fórmula uno con una caja de cambio muy sensible y compleja que no todos los pilotos tienen la destreza suficiente como para jugar con ella para sacar “ventaja”.

De otro lado tenemos los aires elevados donde nuestra raza tiene un gran componente artístico que la hacen muy atractivo de cara al público…
Sin olvidarnos de que contando con una relación peso- potencia respecto al caballo centroeuropeo donde la resultante final es muy interesante a nuestro favor; además los nuestros son más talentosos y expresivos. Vamos que no es un cachas de gimnasio, pero tienen actitudes innatas para destacar y resolver la mayoría de los ejercicios de la doma clásica. En definitiva, es un caballo muy versátil y sobre todo que se emplean a fondo, sin renunciar entregando el corazón algo que no solo valoramos los jinetes sino también el público y los jueces.

¿Qué cinco caballos españoles destacarías?

Hay bastantes caballos españoles que me llaman la atención pues como todo el mundo sabe soy defensor del PRE y aunque no es fácil quedar este número en cinco voy a hacer un ejercicio de memoria para responderte como me indicas. Cada uno de estos tienen grandes virtudes y son caballos especiales que seguro van a dar mucho juego, tanto en las pistas como en su función reproductora para transmitir muchas cualidades de la raza:

-Chulito II (Miura)

-Poeta de Susaeta (Susaeta)

-Romero de Trujillo (José Franco Sánchez)

-Yucatán de Ramos (Torrehermosa)

-~espacio~ (Las morerías)

¿Cuál es el último PRE que has montado?
Recuerdo con mucho cariño a Maltés M.P. de la yeguada Montull Palacios es un caballo que hace Gran Premio con mucha facilidad y lo ha adquirido una amazona como caballo maestro.

Infelizmente estamos concluyendo esta interesante entrevista Carlos y quiero pedirte algunas consideraciones para los aficionados. En primer lugar, me gustaría aportar una reflexión sobre la pervivencia del caballo español, aunque como raza la cabaña equina está asegurada y ha superado crisis muy drásticas a lo largo del tiempo, también es verdad que no debemos dormirnos en los laureles.

Los demás países tienen grandes equipos de trabajo dedicados permanentemente a seguir mejorando sus razas autóctonas. En este sentido ganaderos, jinetes, aficionados, administraciones y federaciones etc. Debemos luchar en equipo, sin perder ni un solo día para conseguir nuestros objetivos y atendiendo a cada una de las necesidades de nuestros caballos. En general debemos dedicar más recursos y esfuerzo en ciencias alternativas como la podología equina que nos permite conocer con exactitud las dolencias y molestias del caballo. También los estudios biomecánicos nos permiten alargar la vida deportiva de los mismos, sin olvidarnos de las técnicas de recuperación como fisioterapeutas, osteópatas, neurólogos… al fin y al cabo el caballo no deja de ser un deportista con la particularidad de que en la doma la resultante final de cada uno de los ejercicios lo ejecutan un binomio que en muchas ocasiones parte de una gran desproporción entre la fuerza-potencia que se aplica. La equitación deportiva debe ser concebida como un deporte individual pero que es fruto del trabajo en equipo, muchas veces nos olvidamos de este concepto y solo nos centramos en una parte del binomio cuando las dos son igualmente importantes. En mi caso dedico mucho esfuerzo a cuidar a los caballos y también a mí mismo; hago mi preparación física como hago la de ellos y sé que si yo he sufrido más de 70 fracturas con 11 o 12 intervenciones quirúrgicas lógicamente ellos también llevan lo suyo. Por eso los veterinarios son muy importantes.

¿A corto y medio plazo como ves tu futuro deportivo?
Pues mira llevaba dos años sin competir, pero sí que he volcado en mis alumnos procedentes de Eslovaquia, Estonia y Suecia. Con ellos cumplimos más de dieciocho representaciones internacionales solo el pasado año 2020. Concretamente en Estados Unidos llevamos ganando 10 años seguidos el campeonato del estado de Texas en Dalas.
El potencial internacional del caballo español está creciendo paulatinamente y actualmente hay jinetes que los van incorporando a los equipos de sus cuadras, aunque no todos los tengan como primera opción para competir. Esto es un signo inequívoco de que algo está cambiando para bien respecto al PRE. Por ejemplo, en Estados Unidos se respeta, protege y cuida mucho al caballo español por sus cualidades para la doma clásica.

Por último, quiero agradecer a la asociación extremeña de criadores de caballos PRE la posibilidad de compartir mis experiencias en esta entrevista. También quiero agradecerte a ti y a esta tierra la oportunidad de haber vuelto a Extremadura para ver y hablar de buenos caballos, como el que he comprado en tu casa.

Saludos para todos y la próxima vez os espero en Tarragona que comparte con Mérida el mismo pasado histórico de la Romanizad y la misma pasión por los caballos.

Muchas gracias por la disposición y te emplazo a volver a mi tierra para visitar más ganaderías extremeñas. Esta es tu casa.